- Hide menu

Por Roberto Scafidi / 2008

Prólogo de la exposición Femenino

Lucila Amatista / Irene Banchero / Pato da Cunha / Nora Dobarro / Magdalena Murua / Elena Nieves / Paula Socolovsky

Galería Mil 100, Buenos Aires. Del 5 al 21 de noviembre de 2008

 

ELENA NIEVES

Tapa catálogo muestra "Femenino"

Tapa catálogo muestra “Femenino”

Su última serie de dibujos está realizada en base a la superposición de varias capas de papel, unas opacas, otras traslúcidas, dibujadas con tinta. La primera capa sobre papel opaco, trabajada con un nivel mayor de espontaneidad en la pincelada o la línea, queda debajo de otra realizada sobre papel calco o poliéster, de carácter transparente y trabajada ya sin pincel, sólo líneas realizadas con plumas de diversos tipos y tamaños. El diálogo se establece entre un presente que diseña desde “arriba”, que dialoga y resignifica de manera profunda al “abajo”, a ese pasado que desea ser activado o rescatado.

Ese pasado velado, como un recuerdo algo desvanecido pero aún generador al desencadenar el ritmo y la armonía, y la línea nueva que termina de dar sentido y unifica con su melodía. Construcción dialéctica cuya síntesis es la misma obra en su unidad última. Es posible apreciar que en ocasiones, la ausencia, el vacío, es lo que sugiere un sentido figurativo y simbólico particularmente atractivo en su trabajo. Se requiere del espectador el deseo (intelectual, ya no meramente retínico) de hacer foco, de afinar su percepción para aunar esas dos realidades simultáneas, representadas por la capa primera, parcialmente oculta, y las capas superiores de meditado recorrido lineal.

La línea última, que pese a ser fluida, es línea controlada por la razón (amo la regla que corrige la emoción -decía Braque-) contempla y da un nuevo significado a la experiencia primera. El compromiso con el oficio, con la investigación de procesos, herramientas y materiales, evidencia la seriedad y el respeto que siente Elena hacia el dibujo. Dibujos de belleza tal vez panteísta, donde lo aparente, desde el punto de vista del motivo exterior, es la naturaleza, aunque naturaleza contemplada y transformada en signo dibujado que otorga materialidad a un pensamiento a la vez sensible e intelectual, no guiado por la búsqueda de la mimesis. Los extremos del blanco y el negro son atenuados por el gris virtual que sugiere el papel calco, que vela la imagen primera y subyacente, y a la vez, sirve de sostén y plataforma a la escritura última y totalizadora. Una mecánica fecunda, generadora, luminosa y limpia, que no es autoindulgente en desbordes sentimentales o sobreactuaciones, que expresa sin grandilocuencias ni sonidos estridentes lo que alguien (nuevamente, Braque) dijo: “La realidad solo se revela cuando es iluminada por un rayo de poesía”.